El peligro de los microplásticos para el medio ambiente

¡Hola otra vez a [email protected]!

En el post anterior hablamos del bisfenol A, que es un compuesto tóxico que se encuentra en algunos tipos de plásticos que también definimos. En el artículo de hoy hablaremos de la polémica que rodea a los microplásticos, una problemática ambiental que comenzó hace pocos años.

Vale, pero… ¿Qué son los microplásticos?

Los microplásticos son pequeñas partículas plásticas que tienen un tamaño menor a 5 milímetros. Estos plásticos se encuentran en diferentes formas como son la degradación de piezas más grandes, las esferas plásticas de juguetes o almohadas y las microesferas presentes en productos como, por ejemplo, de cuidado personal.

Material del que se componen los microplásticos

Los materiales más comunes que conforman un microplástico son:

  • El polietileno (PET). Común en bolsas de plásticos y botellas.
  • Poliestireno (PS). Material con el que se fabrican muchos recipientes de alimentos.
  • Polipropileno (PP). Se encuentra en el nylon y en muchos otros tipos de telas.
  • El PVC. Un clásico en tuberías plásticas.

Tipos de microplásticos

Estos microplásticos que habitan en el medio ambiente pueden estar clasificados en dos categorías:

  • Los microplásticos primarios son los que provienen directamente de las fuentes de plásticos vistas anteriormente.
  • Los otros son los microplásticos secundarios, derivados de la gradación de las fuentes de plásticos. La mayoría de los microplásticos encontrados en los sistemas acuáticos provienen de estas fuentes secundarias.

Efectos de los microplásticos en el medio ambiente y en los humanos

Las microesferas utilizadas en los productos de higiene personal o las fibras de las telas sintéticas, como pueden ser la poliamida y el poliéster provenientes de la ropa, llegan a las estaciones depuradoras de aguas residuales. Muchos de los microplásticos no son eliminados en las estaciones depuradoras debido a su pequeño tamaño y a sus propiedades de flotabilidad, por lo que terminan llegando al mar o a los ríos.

Botella de plástico y microplásticos en el mar
Muchos plásticos terminan llegando a mar, muchos más de los que se ven a simple vista.

Y como no podía ser de otra manera, estas pequeñas partículas de plástico terminan causando terribles efectos sobre el medio ambiente y todos los seres vivos.

Para empezar, los microplásticos pueden ser ingeridos por los seres vivos produciendo efectos tóxicos y de estrangulamiento. Estas partículas entran en la cadena alimentaria a través del zooplancton, debido a que las ingieren mezcladas con su alimento natural. Este zooplancton es ingerido posteriormente por peces y moluscos, que a su vez sirven de alimento para las aves marina y el resto del ecosistema.

Pez muerto por microplásticos
Los microplásticos son uno de los principales causantes de las muertes de millones de peces

Además de los mares, el suelo terrestre también está contaminado por estos diminutos trozos de plástico. Las aguas residuales son las principales transportistas de estos plásticos. Muchas de las partículas quedan retenidas en los lodos que posteriormente se utilizan como fertilizantes agrícolas, posibilitando así que terminen llegando a la tierra de cultivo.

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) incluye algunos tipos de plásticos en su lista de clasificación de carcinógenos, por lo que serían tóxicos para los seres vivos.

Además, existen evidencias de que los plásticos pueden actuar como vehículos de especies invasoras y absorber en su superficie otros contaminantes, como pueden ser:

  • Los bifenilos policlorados (BPCs).
  • Los hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAPs) o el diclorodifeniltricoloetano (DDT). Este último compuesto se ha usado como insecticida y pesticida en el siglo XX, hasta que se descubrió que era altamente tóxico para los seres vivos y su uso fue prohibido.

A día de hoy, se siguen investigando los efectos adversos de los microplásticos en especies vivas como los humanos.

Cómo minimizar la exposición a los microplásticos

La respuesta es simple: la mejor manera de reducir estos microplásticos es reducir el consumo de plásticos. Y aunque sea fácil decirlo, llevarlo a la práctico ha demostrado ser más complicado de lo que pueda parecer. Desde el equipo de La Vida Ecológica te recomendamos algunas de las siguientes medidas:

  • Puede que no te sea posible renunciar a los plásticos totalmente, pero sí es posible reducir el uso de plásticos de un solo uso, como botellas de agua, pitillos y vasos.
  • La regla de las 3R: reducir, reutilizar y reciclar.
  • Otra forma indirecta de disminuir el uso de plásticos es cambiando algunos hábitos o rutinas que incluyan el uso de ciertos productos. Sobre todo, los que contengan microesferas o microplásticos, como pueden ser los exfoliantes con microesferas, fácilmente reemplazables por exfoliantes de azúcar o, mejor aún, un guante exfoliante.
  • Utilizar prendas de ropa fabricadas con materiales naturales.

En conclusión, cada vez aumenta más la cantidad de microplásticos en el medio ambiente debido al uso y consumo de plásticos en nuestro día a día, por lo que está en nuestra mano reducir su presencia.

¿Qué os ha parecido el post de hoy? ¿Conocíais esta problemática ambiental?

¡Os leo en comentarios!

Deja un comentario