Piscinas ecológicas: qué son y cómo nos benefician

Un hermoso y 100% refrescante baño es maravilloso en un día cálido y soleado, pero las piscinas convencionales pueden dañar la piel y el cuerpo. ¿No sería mejor bucear en una piscina ecológica, limpia y fría para evitarnos los productos químicos? 

Pocas veces nos preocupamos de nuestra piel y rara vez consideramos las consecuencias de un contacto directo prolongado con el cloro, los alguicidas y otros productos químicos que dañan la piel. 

Como todo ser vivo, cuando nos ponemos en contacto con este tipo de sustancias, la piel las absorbe demostrando ser perjudicial para el resto del cuerpo.

Cómo afectan las piscinas convencionales a la piel

El contacto constante y prolongado con cloro y otras sustancias para mantener limpias las piscinas convencionales pueden provocar eczemas, erupciones cutáneas, cáncer, picazón en la piel o envejecimiento prematuro. También se cree que causa el asma.

Además de prevenir los efectos que produce el cloro, las piscinas ecológicas son alternativas que realmente ayudan a la piel, haciéndola sentir mucho más suave y sana. De hecho, muchas personas que padecen enfermedades de la piel buscan activamente períodos ordinarios de sesiones de natación salvaje para aliviar los síntomas.

Por estas razones, las piscinas ecológicas se están convirtiendo en los reemplazos de las piscinas convencionales

¿Qué se considera una piscina ecológica?

Estas piscinas son muy atractivas, constan de una zona donde podemos bañarnos y sumergirnos y otra zona generalmente llamada de regeneración.

La piscina ecológica tiene la misma apariencia que las piscinas convencionales, pero su agua no está contaminada y es mucho más agradable nadar en ella.

Además, cuenta con la zona de regeneración, apartada del resto de la piscinas, que es una zona pequeña y la responsable de la limpieza, el filtrado y la oxigenación del agua.

Las plantas que contribuyen a la limpieza de las piscinas ecológicas son plantas acuáticas nativas y sirven como filtro del agua.

Es muy probable que cualquier animal o insecto se sienta atraído por esta zona. Lejos de lo que pueda parecer, esto es una ventaja, pues ayudan a controlar cualquier problema de plagas, como que los mosquitos pongan sus larvas en el agua.

Además de ser bueno para nuestra salud y ser algo más natural, su aspecto es mucho más agradable que el de las piscinas convencionales. Quedará perfecta en nuestro jardín, dando un aspecto natural y salvaje.